sábado, 23 de octubre de 2010

no hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario